23.9.16

Novela de ajedrez – Stefan Zweig

Esta novela breve comienza con la subida a un barco de nuestro narrador que gracias a su amigo descubrirá que abordo también viaja Czentovicz, un famosísimo jugador de ajedrez que se dispone a acudir al próximo gran torneo para revalidar su posición como número uno. Cada vez más intrigado por tan misterioso personaje, el narrador indaga sobre su vida y es entonces cuando se nos cuenta cómo pasó de ser un huérfano analfabeto a un excéntrico genio del juego de juegos.

Entre el relator y un rico a la par que obstinado escocés idean un cebo consistente en una jugosa partida aderezada con una gran suma de dinero para acaparar a Czentovicz con el objeto de estudiarlo el primero y de desafiarlo el segundo. Como es de suponer, son fácilmente derrotados por el campeón mundial. Sin embargo, mientras se disputan la revancha aparece un desconocido que les da las claves para empatar la partida.

Es así como entra en escena el enigmático señor B., poseedor de un don equivalente si no superior al del imbatible Czentovicz. En confidencia, le contará a nuestro informador la razón de su desbordante capacidad para jugar al ajedrez. La abstracción, previsión de movimientos y perfeccionamiento del juego, lo llevó a una lucha interior en la que estaba permanentemente dividido entre fichas blancas y negras, entre realidad y locura.

Relato sobresaliente del autor austríaco que dibuja con precisión y economía de medios a los dos protagonistas de la historia. Ambos con mentes privilegiadas para el ajedrez y viajando en el mismo barco pero con personalidades y contextos radicalmente opuestos. Perfecto retrato del concepto de este juego, las imágenes que Zweig crea son complejas pero las transmite con una sencillez propia de quien domina el tema que trata. No supone ningún obstáculo su lectura en caso de no conocer las mecánicas del ajedrez. 

El escritor contagia la pasión, el nerviosismo y el desconcierto con maestría en cada jugada pero destaca su manejo de la atmósfera tensa en cada página. El lector es capaz de sentir la opresión a la que el señor B. fue sometido e incluso su lógica locura al aferrarse al ajedrez como único atisbo de vida.

5.9.16

El baile - Irène Némirovsky


Relato notable de la escritora judía ampliamente conocida por Suite francesa.

En muy pocas páginas, Némirovsky aúna magistralmente una atmósfera tensa, la evidencia del inexorable paso del tiempo, una crítica a lo absurdo de los convencionalismos sociales de las altas esferas, en concreto de los denominados "nuevos ricos", el paso de niña a mujer de una joven, las desavenencias conyugales y una muy acertada relación madre-hija

El estilo, directo y fluido, colabora con un ritmo constante que cuenta sin prisa pero sin pausa aquello que ha venido a contar, facilitándole al lector el deslizamiento por la narración.

El baile puede resultar cruel por momentos y no es más que por su muy conseguida veracidad, cualidad que atrapa al lector y no lo suelta hasta haber concluido una historia redonda, protagonizada por unos personajes muy bien definidos pese a su brevedad y tan auténticos que traspasan el papel.

22.3.16

Neverwhere - Neil Gaiman


Me hubiese encantado leer esta novela en mi adolescencia, sin duda, la habría disfrutado muchísimo más. Nos presenta una premisa de lo más atractiva: el Londres de arriba, que se correspondería con la ciudad tal cual la conocemos, y el Londres de abajo, un inframundo situado entre los túneles del metro, habitado por personajes de lo más mágicos y estrambóticos.

Lo cierto, es que la narrativa de Gaiman deja entrever con gran claridad sus orígenes de guion televisivo de la serie homónima de la BBC. Asistimos a una historia que se siente víctima de demasiadas modificaciones, de un aún joven e inexperto autor y de una prosa tosca, en ocasiones inconexa.

Las primeras páginas auguran un deleite que se va evaporando conforme la historia avanza y se asienta. Los múltiples personajes quedan desaprovechados para el gran potencial que presentaban, la trama termina resultando tediosa e incluso previsible, además de contar con unos villanos que pretendían ser divertidos mientras que en realidad se hacían demasiado pedantes.

En definitiva, una historia que se me ha hecho larga sin serlo, que ha supuesto una pequeña decepción, pero que aún así no ha mitigado mi curiosidad por leer otros libros, presumiblemente, más maduros del autor.

20.9.14

Ciudades de papel - John Green

Hay libros de los que no se se tiene noticia hasta que su autor alcanza el éxito y las editoriales corren prestas a desempolvar antiguas obras para no perder la cresta de la ola. Este es el caso de Ciudades de papel. Publicado originalmente en 2008 ahora llega al gran público gracias al fenómeno producido por Bajo la misma estrella, aún más extendido debido a su adaptación cinematográfica.

Al igual que muchos otros lectores, llegué a esta novela porque la anteriormente nombrada me hizo de puente. Lamentablemente, en esta ocasión las comparaciones a pesar de ser siempre odiosas, son también ineludibles. Comenzando por uno de los aspectos más evidentes nos encontramos con el elenco protagónico, nada que ver con el carisma que Hazel Grace o Augustus Waters destilan. En contra, la historia es conducida por Quentin y Margo, ambos personajes planos, y lo que es peor, irreales. No conseguí conectar con ellos en ningún momento, los dos me resultan demasiado obsesivos, el chico además bastante manejable y la chica simplemente es insoportable.

El ritmo de la novela es muy irregular. La primera parte en mi opinión es la mejor, dinámica, amena, misteriosa y rebelde. Sin embargo, cuando más interesado puedes estar de repente la línea argumental toma otro sentido y la lectura se vuelve más tediosa a la vez que la chispa se apaga. En el tramo final vuelve a subir la dosis de diversión y actividad para desembocar en un desenlace que vuelve a bajar de nivel. 

Un lastre que el argumento arrastra desde sus inicios y que fructifica en su totalidad en la segunda parte, es el abuso de la reiteración. Vemos cómo los personajes realizan varias veces una misma acción, o atraviesan una situación ya narrada, llegando a resultar bastante cansino. Igualmente ocurre con las reflexiones del autor, repetidas una y otra vez en bucle.

"Qué engañoso creer que una persona es algo más que una persona."

La pluma de Green se deja leer con gran facilidad. Seguimos encontrando entre sus páginas su gusto por las metáforas y los mensajes, aunque no terminan de conseguir su propósito. Me incomodaba comprobar que en la mayoría del texto no compartía la filosofía que el escritor pretendía reflejar. Ideas y comportamientos del todo inmaduros e incoherentes empañan una historia que comenzó prometedoramente.

Aún con todo, puedo decir que lo he disfrutado. Su lectura es muy ligera y rápida y a pesar de contar con un final un tanto decepcionante, lo cierto es que cerré el libro satisfecha. A decir verdad, tampoco esperaba mucho más de él y consiguió proveerme de lo que buscaba. Seamos justos y reconozcamos que es una obra anterior gracias a la cual más tarde creó novelas mejor acabadas. Recomendado para todo aquel que quiera conocer más en profundidad las letras del afamado John Green y para quienes les apetezca una novela sencilla con una atmósfera muy adolescente, en el mejor sentido del término.

Un viaje pretencioso hacia el autoconocimiento que no alcanza altas cotas de epicidad pero quizá sí de mero entretenimiento.

16.9.14

Pedro Páramo - Juan Rulfo

Considerada una de las grandes obras hispanoamericanas del pasado siglo y referente del realismo mágico, esta novela corta publicada por vez primera en 1955 es una amalgama de claroscuros que sin duda no dejará indiferente a nadie.

El punto de partida de la historia es la llegada del que se nos antoja como el protagonista al pueblo de Comala, escenario sobre el que se desarrollará todo, donde su madre lo envía a la búsqueda de su padre. Esta región cobra un papel relevante, apareciendo como un personaje más, omnipresente y determinante. Sentiremos el polvo de sus calles bajo los pies, el olor a casa vieja y el calor de un sol sin piedad pues Rulfo nos transporta hasta allí con maestría.

Otro de los factores destacables es sin duda los personajes, muy numerosos de por sí pero más aún teniendo en cuenta la exigüidad de páginas. Cada uno está perfilado con una personalidad y sobre todo, con una historia que lo identifica. Sus diálogos, representación de escenas cotidianas y situaciones por las que se ven obligados a pasar nos muestran un retrato al detalle de la vida en la época en México.

Llama la atención que antes de terminar la primera página ya te encuentras en situación y dispuesto a conocer la historia del famoso a la par que enigmático Pedro Páramo. Además, la confusión que atenaza al narrador al llegar a dicha localidad y encontrarse con sus gentes se hace del todo palpable para el lector, ya que comenzará a dudar del realismo de esas experiencias.

Por otra parte, la narración en la que encontramos tanto largos diálogos como minuciosas descripciones tiene la habilidad de cambiar de registro con asombrosa facilidad. Lo mismo nos reproduce la forma de hablar de un campesino que nos transmite un sentimiento, paisaje, persona o reflexión con un estilo de prosa poética. La belleza de las imágenes que proyecta es sobresaliente

“Cada suspiro es como un sorbo de vida del que uno se deshace.”

Pero si hay algo que caracteriza a Pedro Páramo y lo ha alzado al Olimpo de la literatura es su estructuración. No consta de capítulos, sino de pequeños fragmentos aparentemente desordenados. Narrado a veces en primera persona y otras en tercera, las historias se irán intercalando a la vez que entrelazando. Cada una puede considerarse independiente pero juntas cuentan una historia mayor, la  historia de un pueblo, la de un tiempo, la de un hombre, la de Pedro Páramo.

El lector se encontrará frente a un puzzle literario de difícil resolución; los nombres, recuerdos, cronología y la confusa línea entre la vida y la muerte realizarán un baile en el que es peligrosamente fácil perderse.

Sin embargo, si bien me he recreado con la originalidad del texto y saciado mi curiosidad frente a una obra con tal renombre, no la he disfrutado tanto como me hubiese gustado. En mi opinión, el misterio de quién es quién, y cuál su papel en la historia traspasa el umbral de lo aceptable, llegando a terminar la novela con muchas dudas. De todas formas, animo a que se le dé una oportunidad y cada cual pueda sacar sus propias conclusiones, no por nada se encuentra en todas las listas de los 100 libros imprescindibles. Lo recomiendo por la agilidad con que se lee, lo diferente de su trama y lo poético de su prosa. 

Porque si hay algo que habita en cada rincón y cada corazón, son los fantasmas.